Mi isla cuántica

25/10/2018

 

Llevaba tiempo pensando sobre cual de mis viajes escribir en este Post, pero la inspiración parecía no llegar.

Y al final, me temo que no llegó, no al menos de la forma en la que la esperaba.

Y no es porque no tenga historias que compartir. Son muchos los viajes que tengo acumulados y están esperando a ser contados, acompañados por esas ráfagas de ciencia que me suelo encontrar, sin querer o queriendo.

Esta vez, no sé por qué, no encuentro las palabras para dejarme llevar y escribir sobre uno de esos viajes americanos.

 

Después de más de dos años en tierras americanas, creo que la respuesta en sencilla: echo de menos a mi tierra, las preciosas Islas Canarias

 

 

Como llevo ya un año con esta página web y aún no le he dedicado ningún Post a mis islas, en lugar de escribir sobre un viaje de los que he hecho en esta aventura americana, voy a contaros pedacitos de ciencia que me encontré cuando vivía en la isla bonita: la isla de La Palma.

De paso, conmemoro mis lugares favoritos de la Tierra, o por lo menos, los lugares que me forjaron y me hicieron ser quién soy:

El lugar que me vio crecer. No hay otro lugar del mundo que me haga sentir lo que siento estando en La Palma.

 

Así que aquí van cuatro rinconcitos palmeros y su ciencia asociada, ¡cómo no! ¡jaja!

 

 

 

1. ¿Sabéis por qué el cielo es azul durante el día y anaranjado durante la puesta de sol? 

 

Esta es una de las puestas de sol más bonitas que jamás vi. Tomada desde mi casa en La Palma, sin filtro ninguno, muestra las increíbles puestas de sol que cualquier palmero puede ver casi todos los días en la zona oeste de la isla. Es en invierno sobre todo, cuando los tonos de la puesta de sol se hacen cada vez más dramáticos mientras el astro es tragado poco a poco por el Atlántico canario.  ¡Abufff!, es ver esta foto y se me pone la piel de gallina...

 

Exploremos ahora la parte científica. Aunque cueste creer, el color realmente no existe. Es simplemente el resultado de cómo los objetos interaccionan con la luz solar blanca que viene del sol. Dicha luz es una mezcla de todos los colores del arco iris. Cada color es una onda con una determinada longitud. Es raro, lo sé, pero la mezcla de todos los colores da como resultado, ¡blanco! Busca lo que es un "disco de Newton" y compruébalo.

 

El cielo se ve azul porque las moléculas presentes en la atmósfera, principalmente N2O2, dispersan las longitudes de onda más cortas de la luz blanca solar, es decir, los tonos más fríos. Estas dispersiones se multiplican al chocar con más y más moléculas de N2 y de O2, haciendo que veamos el cielo azul. El resto de colores de longitudes de onda más largos, siguen imperturbables en la misma dirección, haciendo que nuestros ojos perciban el sol como amarillo-anaranjado, cuando en realidad, es blanco.

 

En cambio, las puestas de sol tienen este increíble color anaranjado porque la luz, al tener que recorrer más distancia, es dispersada hasta diez veces más, por lo que se dispersan longitudes de onda más largas correspondientes a los colores más cálidos. Cuantas más partículas haya suspendidas en el aire, más dramático será el atardecer, porque más radiación naranja será dispersada.

 

 

  

2. El fascinante Efecto Foehn

(o lo que los palmeros llamamos "brisa")

 

 

Este es, sin lugar a dudas, mi lugar favorito del mundo:

El Llano del Jable (o llano de las brujas) en mi pueblo, El Paso, en la isla de La Palma.

Pocos sitios me sobrecogen más que este. Se nota en la foto, ¿no? ¡jajaja!

Es un lugar con unas vistas impresionantes de la zona oeste de la isla, junto con el imponente cráter de La Caldera de Taburiente y el Observatorio astrofísico de El Roque de los muchachos de fondo.

 

Desde aquí se contempla el famoso "mar de nubes", o como dicen los palmeros, "la brisa", donde parece que una bañera de agua con espuma se está derramando. Este curioso efecto se da en pocos sitios del mundo y se llama "efecto Foehn". Tiene lugar en terrenos montañosos, cuando una masa de aire caliente y húmedo es forzada a ascender para salvar ese obstáculo. Al ascender, dicho vapor de agua se enfría y se condensa, precipitándose en las laderas de barlovento donde se forman nubes y lluvias localizadas.

 

Cuando esto ocurre, existe un fuerte contraste climático entre dichas laderas, con una gran humedad y lluvias en las de barlovento (zona de las breñas), y las de sotavento en las que el tiempo está despejado y la temperatura aumenta por el proceso de compresión adiabática (zona del valle). Por esta razón, el famoso "túnel del tiempo" que todo palmero bien conoce, hace que pases de vegetación muy frondosa tales como musgos, helechos, etc niebla y lluvia, al espectacular sol del valle de Aridane y una vegetación de pinos más seca, en apenas unos minutos ¡Es increíble ver cómo gente de fuera llega a La Palma y experimenta esto por primera vez! ¡Me encanta observar sus caras!

 

 

3. La cascada de colore

 

En el corazón de La Palma, en el precioso Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, hay una cascada bien diferente a las demás. Diferente, porque en lugar de caer por ella agua cristalina, como cabría esperar si conoces las aguas de manantial palmero, lo hace un agua ligeramente anaranjada, tiñendo la roca de ese color. Se llama la Cascada de colores

 

 

 

 

 

¿Y por qué sucede esto?

Pues es debido a la presencia de hierro.

El potencial estándar de reducción del par Fe(2+)/Fe es bajo, -0,44V, lo que indica que el hierro metálico tiene tendencia a oxidarse en contacto con elementos que tengan un potencial estándar de reducción superior a este valor, de forma que, en presencia de agua y oxígeno atmosféricos, se oxida. Esto por ejemplo, no le ocurre al oro, de ahí a que sea un metal mucho más caro.

Lo cierto es que el proceso de oxidación de este hierro que tiñe de naranja al agua es bastante complejo y todavía existen lagunas, pero, a grandes rasgos, sucede en dos etapas que se detallan a continuación:

-Primero el hierro metálico se oxida a óxido ferroso.

Fe(s) + 1/2 O2 (g) +2H+(ac) –>Fe2+(ac) + H2O (l)

 

-En segundo lugar, el óxido ferroso se oxida a óxido férrico.

FeO (ac) + O2 (g) –> Fe2O3 (ac)   Este último compuesto es el que le da color el naranja.

 

Por una vez, ¡el óxido hace algo bonito!

 

 

4. Un paseo por las nubes

 

No sé si lo sabes, pero La Palma es la isla más alta del mundo con relación a su superficie.

Con apenas 706 km2, ¡se eleva hasta unos imponentes 2426 metros de altura! Si no has visitado La Palma, este hecho te impresionará, y mucho.

Mi madre, inglesa de nacimiento y habiendo crecido en Norwich (más plano que un folio) y después de haber vivido en Valencia muchísimos años, (también, más plano que un folio), tenía la sensación de salir despedida en cada curva cuando llegó a La Palma. En algunos puntos de la isla, es como vivir sobre las nubes.

 

Es este hecho el que la hace perfecta para emplazar uno de los observatorios astrofísicos más importantes del mundo: El observatorio astrofísico de El roque de los Muchachos, perteneciente al instituto de Astrofísica de Canarias. Por cierto, este instituto se sitúa entre los diez mejores lugares del mundo para estudiar astrofísica. Así que, ¡vamos, que se diga por ahí! ¡jaja! Personas de todas partes del mundo vienen a hacer su doctorado o post doctorado aquí. Incluso el guitarrista de la famosa banda Queen, Brian May, vino a hacer su doctorado a Canarias, concretamente a Tenerife, donde quiere que se esparzan sus cenizas el día de mañana.

¡Para que luego digan que Canarias no deja huella! ¡jaja!

 

 

Aquí en este observatorio de La Palma se encuentra el que es a día de hoy, el telescopio óptico reflector más grande del mundo: el Gran Telescopio de Canarias, o el GranTeCan (GTC) conocido por todos. 

Mide 34 metros de diámetro y alcanza una altura de 26 metros. Con este telescopio se han hecho fascinantes descubrimientos como por ejemplo, el descubrimiento en 2001 del primer agujero negro de nuestra galaxia o el descubrimiento de la primera enana marrón en 1995.

 

Para mantener las magníficas condiciones para la observación, en 1988 se creó la conocida como Ley del Cielo. Ésta ley, que afecta a las islas de Tenerife y La Palma, trata de evitar cuatro tipos distintos de contaminación: lumínica, radioeléctrica, la contaminación atmosférica y la que pueden provocar las rutas aéreas. Así se regula: El uso de un alumbrado adecuado en las poblaciones (a partir de las 00:00 se reduce la iluminación), el control de estaciones radioeléctricas que puedan interferir a los observatorios, la prohibición de actividades industriales o de otro tipo por encima de los 1500 metros que puedan contaminar la atmósfera y las rutas de los aviones que sobrevuelan las instalaciones de La Palma y Tenerife.

 

Así que ya ves, ¡hay mucho que ver en La Palma! No la llaman "la isla bonita" sin razón.

Pocos sitios tienen tanta diversidad y belleza concentrada en una superficie tan pequeña. Un Parque Nacional, volcanes, bosques de laurisilva, cascadas, kilómetros de senderos, alta montaña, playas volcánicas, increíbles vistas desde casi todos los puntos de la isla...

 

Ains, ¡La Palma! ¡Esa isla tan pequeña que tiene tanto!

¡Cómo te echo de menos, jodía!

 

Pues aquí me despido, esperando que te haya gustado este Post.

 

Como siempre, mirando el mundo con esa "mirada cuántica".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco

Roman Romanenko