Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Érase una vez la física cuántica y luego... 

¡todo lo demás! ;

el amor,

los atardeceres,

las caminatas por las Rocky Mountains.

Esta página va de todo eso y más...

Me llamo Claudia y soy de La Palma, una pequeña isla ubicada en el Archipiélago de Canarias, en España.

Estudié Química en la Universidad de Salamanca, con el único propósito de convertirme en profesora de Física y Química. Me encanta mi profesión y, la verdad, me siento muy afortunada por poder dedicarme a ello todos los días e intentar contagiar a mis alumnos mi amor por la ciencia y por la naturaleza.

Actualmente vivo en Estados Unidos, concretamente en Miami. Llevo aquí cuatro años y, por esa razón, me he inflado a viajar por este enorme, diverso y precioso país.

Todos los que me conocen saben que me apasiona la ciencia. Intento aprender todos los días y siento que no me da la vida para aprender todo lo que quisiera.

Cuando pienso en la ciencia y concretamente en nosotros, los seres humanos, siempre me ha impresionado el hecho de que no somos más que átomos. Sólo átomos.

Eso sí, átomos unidos de una forma tan perfecta, que somos lo que somos y sentimos lo que sentimos gracias a esa perfecta unión. ¡Uau!

Pero al principio, antes de ser átomos, la materia sólo existía como partículas sub-atómicas que iban danzando por ahí en el universo. Partículas de nombres tan extraños como quark arriba, quark abajo o quark extraño. ¡Extraños sí que son esos nombres!

Pero todas esas rarezas, de alguna manera, se unieron para formar lo que somos: seres vivos de billones y billones de partículas, formando máquinas biológicas con una sofisticación tan extrema, que a veces, ni nosotros mismos somos capaces de entender. Máquinas que no sólo funcionan a la perfección, sino que hacen que seamos seres capaces de crear una Quinta Sinfonía de Beethoven, sentir la piel de gallina al mirar la belleza del Cañón del Colorado o construir una Estación Espacial que orbita la Tierra a 27500 km/h.

Pero lo mejor de todo esto es que somos conscientes y miramos con ojos curiosos todo a nuestro alrededor, siendo capaces de entender.

Esta página va de esos ojos curiosos, o como yo lo llamo, mirada cuántica.

 

Haga lo que haga en mi vida, suelo ver la ciencia que está escondida detrás, me fascina y, sobre todo, me encanta compartirla.

Por todo ello, aquí pretendo mostrar esas bellezas cuánticas escondidas en cada viaje que hago y, de paso, contar alguna que otra anécdota o información útil, por si algún día decides darte un paseo por allí.

Espero poder hacer que disfrutes y sobre todo, te fascine la ciencia que hay escondida detrás de cada precioso rincón de este planeta.

Y no olvides que "En algún lugar, algo increíble está esperando a ser descubierto"-Carl Sagan.

  • Instagram - Círculo Blanco
  • Facebook - círculo blanco

Roman Romanenko